lunes, 26 de mayo de 2008

La NASA, de nuevo en Marte



Tras un viaje de 10 meses en los que ha recorrido 679 millones de kilómetros, y tras una angustiosa espera de siete minutos de desconexión total con la Tierra, el tiempo necesario para el "amartizaje", la NASA ha logrado una vez más posar una sonda espacial sobre la superficie de Marte, el planeta rojo. Phoenix (ave fénix) ha llegado a las cercanías del polo norte marciano, a una latitud equivalente en la Tierra a la de Alaska o Islandia, y ha comenzado su misión: buscar vida microbiana, o sus restos, sobre la superficie o el subsuelo de este planeta.

Marte es un planeta que actualmente no alberga vida, ni siquiera tiene agua. Su atmósfera tenue de dióxido de carbono (CO2) es irrespirable para los humanos. Sus gélidas temperaturas (del orden de -60ºC de media) lo convierten en un auténtico desierto helado. Sin embargo, desde hace años los científicos sospechan que pudo haber tenido agua en grandes cantidades, a raíz del descubrimiento de grandes estructuras geológicas explicables sólo por procesos de erosión hídrica. Marte, un planeta cuyo tamaño corresponde aproximadamente a la mitad de la Tierra, posee sin embargo algunas características parecidas. Así por ejemplo, el periodo de rotación es de 24 horas 37 minutos, con lo que el día marciano es sólo ligeramente más largo que el terrestre. Por otro lado, aun siendo más pequeño que la Tierra, es mucho más extremo, al albergar el volcán más alto de todo el Sistema Solar (el llamado Olympus Mons, de 27 km de altura respecto de su base), o el gran Valles Marineris, que convierte al Gran Cañón del Colorado en un simple rasguño.

Con respecto a sus satélites naturales, Marte dispone de dos pequeñísimas lunas, Fobos y Deimos, que muy probablemente son asteroides que fueron atrapados por la débil gravedad marciana. Con forma irregular (parecen un par de patatas), estas dos lunas son apenas visibles y no producen eclipses solares en la superficie del planeta.

Debido a su periodo orbital de traslación de 687 días, Marte se encuentra cada 26 meses a la mínima distancia de la Tierra, situación que denominamos como que "Marte está en oposición". En esos momentos, Marte es visible durante toda la noche y su tamaño angular y su brillo rojizo alcanzan un máximo.

Tras numerosos éxitos y unos cuantos fracasos, la NASA ha logrado enviar una vez más una sonda exploradora a Marte. La Phoenix, con su brazo robótico de 2 m de longitud, podrá investigar el subsuelo inmediato en busca de trazas biológicas, así como de agua. Le deseamos toda la suerte del mundo y que aporte grandes avances científicos, que comentaremos con gusto en este blog.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Marte es un planeta rojo donde no hay vida alguna

Anónimo dijo...

No lo he leido, pero seguro que está fundamentado, comme il faut.

Anónimo dijo...

Lo he leido un poco por encima, pero sigo sin saber de donde vino la vida, si es de origen interno ala tierra o si es de origen externo a ella.

Emilio

marichu dijo...

Las imagenes de Marte si realmente fuesen así son muy bonitas

Anónimo dijo...

Parece una toma falsa

Anónimo dijo...

HOLA QUETAL ESTAAS YO MUY BIEN

Anónimo dijo...

A mi me parece impresionante que a sensenta grados bajo cero puedan aparatos tan sensibles lleguen a esa cantidad de kilometros y recoger muestras, mandar imagenes .les deseo mucha suerte.

Anónimo dijo...

Antes tendria que leerlo per seguro que esta muy interesante
Espero poder seguir viendo esto mas adelante porque realmente me ha gustado mucho la asignatura.